La tecnología conecta al mundo con la historia michoacana a través de la antropología

CULTURA

El antropólogo José Luis Punzo Díaz dio una conferencia virtual a Cataluña, España donde expuso descubrimientos hechos en el territorio michoacano

Información Redacción 

 

En la campaña “Contigo en la Distancia”, de la Secretaría de Cultura, el arqueólogo José Luis Punzo Díaz, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), analizó en una conferencia virtual titulada ‘’Viejos problemas, nuevos datos’’, algunos descubrimientos del territorio Michoacano, la cual, fue puesta a disposición para al Instituto de Culturas Americanas Antiguas (ICAA) de Cataluña, España, destacando en ella, que , Michoacán goza de una ubicación privilegiada y favorecedora en esta disciplina.

Pues indicó que dentro de Michoacán, se encuentran sitios repletos de historia, como lo es la llamada Cueva de los Hacheros, ubicada en el municipio de Turicato, en la cual, se localizaron entierros de aproximadamente 24 personas, materiales como metates, hachas de piedra pulida, vasijas de barro, puntas de proyectil y cuchillos ceremoniales; además, se encontraron vestigios de fauna extinta como lo es el Capromeryx, un venado enano que vivió en América durante el Pleistoceno.

Así pues, señaló atentamente que durante los años 30’s, algunas instituciones norteamericanas y europeas abrieron diversas exploraciones en los poblados prehispánicos michoacanos, a los que se les sumaron iniciativas del gobierno mexicano como lo fue ‘’La Comisión’’, que en su momento fue encabezado por Alfonso Caso y cuyas exploraciones propiciaron algunas hipótesis de aquellos descubrimientos, los cuales, gracias al avance tecnológico, ahora puede tener mayor exactitud de la temporalidad a la que pertenecen estos elementos por medio de análisis en laboratorio y de esta manera, comprobar lo que suponían estos precursores.

Sin más, el investigador de INAH, afirmó que después de la contingencia sanitaria, continuarán las investigaciones en distintas zonas del territorio michoacano, incluyendo Tingambato, Tzintzuntzan y la Cuenca de Cuitzeo.