SMRTV SALARIOSALUD 01

Orquesta Sinfónica Nacional celebrará el 15 de septiembre con un concierto virtual

CULTURA

Estrenará Sones de mariachi, de Blas Galindo, además de música mexicana.

Información Redacción

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), aportarán el toque musical a este 15 de septiembre, durante la celebración de las Fiestas patrias, con el estreno virtual de Sones de mariachi, una obra del compositor jalisciense Blas Galindo.

Esta versión de Sones de mariachi, compuesta por música tradicional jalisciense con arreglos sinfónicos, será interpretada por más de 80 integrantes de la OSN y se transmitirá en contigoenladistancia.cultura.gob.mx, así como en las redes sociales del INBAL y de la agrupación, el próximo 15 de septiembre a las 20 horas.

Blas Galindo Dimas (1910-1993), considerado figura clave del nacionalismo musical en México, escribió en 1940, por encargo de Carlos Chávez, una pieza para orquesta de cámara e instrumentos de mariachi que se presentaría en un programa de música mexicana en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. De ahí nació, un año después, Sones de mariachi.

Así, el maestro Blas Galindo recogió y reinterpretó la música tradicional de su tierra natal, el sur de Jalisco, para introducirla con éxito en las salas de conciertos a pesar de que se trata de obras que originalmente eran interpretadas por agrupaciones de carácter popular.

Como la mayoría de la música tradicional en México, el mariachi es el resultado de la mezcla de tres principales influencias: la de los pueblos indígenas, la europea y la africana; sin embargo, el son particular que dio origen al mariachi nació en Cocula, en Jalisco.

Cabe destacar que el pasado mes de julio la OSN, como parte de la campaña “Contigo en la distancia” de la Secretaría de Cultura en el resguardo ante la pandemia por COVID-19, la OSN estrenó con éxito una interpretación virtual del Huapango de José Pablo Moncayo.

La obra fue presentada originalmente en 1941 por la Orquesta Sinfónica de México en el Palacio de Bellas Artes, comisionada por Carlos Chávez, fundador de la agrupación, y ha sido interpretada con gran aceptación del público en auditorios, plazas y aeropuertos, entre otros, en distintos países.